La cruda excepción

En madrugadas tan frescas como estas… la melancolía personificada baila a mi alrededor con un vestido fantasmagórico que parece nunca tocar el piso. Podría verte danzar por horas, cada tanto te acercas y me besas la frente como queriendo consolarme de algo que aún no he comprendido del todo…

Me provocas tantas cosas… puedes verme sentado en el medio de mi cuarto con la cabeza mirando el suelo imaginando el mar rodeando mis pies, siento el agua como si fuese parte de mi… El olor a café y su vapor que atraviesa mis poros cada vez más… La música que se adentra en los bosques obscuros de mi mente como si sintiera la necesidad de recorrer cada esquina de ella… Los pensamientos e ideas que me hacen llorar…

Quiero escapar y tropiezo una y mil veces, la vida misma me anestesia al punto tal de sentir sueño a lo largo de todos mis días… Me has perseguido por toda mi vida, es inútil pedirte que te vayas, al igual que es inútil pedirme que te olvide de un día para el otro… Como si fuese tan fácil… Como si existieran soluciones mágicas…

Te siento tan impregnada en mi que te creo algo rutinario, todo lo demás pierde su sentido por completo, todo lo demás se convierte en distracciones del constante aburrir de mis días. 

Algo que se explica de mil maneras y jamás se entiende, quizás sea yo el culpable… Puede que ella sea la cruda excepción a la regla… A las de la vida… A las reglas de mi vida…

Anuncios

Mi filosofía pesimista

Buscando eso que todos buscan, ojalá nunca lo encuentren… Seria el fin de una raza.

Me verás zigzagueando entre el aburrimiento y el dolor, podría tener heridas graves, morir de aburrimiento o perderme en el camino…

Mientras más avance más sentido tendrá, dalo por sentado. Deberías… Un segundo antes de llegar la noche, quizás, volar por la ventana. 

Tal vez el perderte en el camino sea preferible que encontrarte sorpresivamente con que viviste la búsqueda de la noche por años. Jamás deberias descubrir eso que todos buscan…

Eso, por lo que viven, lo que los motiva a encontrar la noche, eso que el privilegiado que sea capas de encontrarlo… Morira de aburrimiento…

Mi peor veneno

Recuerdos como flashbacks aparecen por mi mente, mi cara se baña en malos recuerdos y vuelan rayos mientras tomo este veneno…

Me veo en un salón de clases y un profesor dice algo que me derrumba, asi como una columna de ladrillos, mi boca dice no haberlo entendido cuando en realidad lo sabia perfectamente. Lo escondí por años. Me dolería inviernos.

No recuerdo con certeza… El camino se nubló demasiado. Todo iba tan bien… No pude salir ileso… ¿En que momento perdí el control? ¿Al mismo tiempo que me perdí a mi mismo? Quizás… Serás mi veneno…

Solo queda escapar pero me siento un cagón… Arrastre serpientes mordiendo mis tobillos por años y jamás me supe percatar. Nunca las sentí realmente. 

Siento el gusto del dolor y me sabe tan amargo, creo que voy a vomitar. Soy un extraño experimento que no dió resultado. Hasta ese momento… En el que se me descubrió, en el que me sentí odiado…

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑