El destino siempre será

Por momentos te sentí a mi lado, en este largo recorrido, juntos debíamos acabar, fue así nuestro destino…

Todos estamos locos, tal vez ciegos…. Buscando alguna escapatoria, distracciones, siempre en vano…. Cuando nuestro destino siempre fue juntos…

Montañas que escalamos, bosques que atravesamos, buscándote sin saber, ¿Crees en el destino?. Tenia que encontrarte para admitir que esto siempre fue.

Fuiste tan irreal por momentos, en otros momentos la claridad, nadie podría creer en ti, cuando siempre fuiste tan obvio.

Mis padres deberían habérmelo dicho, jamás se atreverían a herirme, quizás no sepan, que su destino siempre fue…

¿Lo sientes?, cuando te hablan tan directamente, no quieres aceptarlo, no puedes… Pero así siempre será, por más que te niegues, el destino siempre será.

 

Anuncios

La belleza detras de los malos recuerdos

Soledad, me sobrepasas, me expones ante todos, me bañas en lagrimas, inundas la habitación… Quisiera nadar… Quisiera cruzar un rio.

Grito al cielo que la realidad me desagrada y esta no hace el menor esfuerzo por cambiar. La utopía del “como debería ser”, me ha dejado acabado, no podré aceptarlo. Este pensamiento que no me deja ir es constante y muy tedioso.

Mis delirios acabaron con mi vida tantas veces… Hoy día me encuentran más del lado de los muertos que de el de los vivos.

No quiero seguir, aún así hago mi mayor esfuerzo. Me causa gracia todo lo que lo intento. No es necesario, pero es mejor que hacer alguna estupidez. Estoy tan cansado, los días se ven tan similares unos de otros, buscando algo que me distraiga de los malos recuerdos… Siempre va a ser de esta manera, he podido entenderlo. Mi realidad es un fraude… Nunca podré aceptar el absurdo de la vida.

Mujer de piel blanca, dulces piernas que oculten mis ojos inundados… Que bien me harías, brillarías en mi oscuridad… Sueño con que nuestros caminos choquen y vuelen lagrimas… Que veas cuanto he cambiado, como he aprendido de la vida y ella de mí… No lo creo posible, pero vive en mi tu recuerdo. Lo harías más soportable, me ayudarías a cruzar el rio…

El saber que la solución a mis problemas no volverá jamás… Me sobrepasa…

 

Vivir en el paréntesis

Seduzco a la belleza, ella besa malos recuerdos en cuerpo de serpiente… Que traición, que terror, mis dos mujeres juntas, en mi propia cabeza…

Pareciese tan fácil el vivir, algo natural para la mayoría. Los que no aprendieron que lloren y pataleen, que hagan puchero, que miren al suelo, que sus miradas se pierdan…

Una mirada que se pierde en el camino, un pensar en algún lugar que desconocemos, piensa que nadie intenta ayudarlo, pobre de él… La cruda realidad es que nadie puede notarlo, el mismo no lo permite. Cada intento de ayuda recibido, casi sin notarlo es esquivado por su subconsciente, pensando que no llegarán al lugar en que su alma se encuentra. Si al menos lo intentase… Si tan solo les dijera en que dirección, si solo los guiase un poco… No es tan fácil como parece, llegar a entender el problema que aqueja a alguien con su alma encerrada, el camino es casi imposible de entender, indescifrable para muchos…

Caminando los bosques obscuros de su mente sus ideas se pierden en caminos de mentiras, sus propios ojos le engañaron. Luego de esto, ¿En quien podría confiar?.

¿Donde estará la solución a todo esto?, ¿La tendrá?. Solo al dormir su mente descansa realmente. Desearía hacerlo durante mil años… Hacer un paréntesis en su vida, quizás esa sea la solución… O tal vez, vivir en el paréntesis…

Alejarme de el hombre que siempre fui

Tanta angustia, tantas charlas conmigo mismo al desbordar… Algunas verdades se me escapan entre los dedos… En discusiones se pudo notar salir de mi boca una verdad en particular, un clic en la cabeza que daría de que hablar, más que nada de pensar…”La vida no es color de rosa”, lo escuché algunas veces, ocupaba un lugar de poca importancia en mi mente, pasaba casi desapercibido. Muy tarde supe aprender de ello, comenzar a comprenderlo… Comenzar a ver… La utopía de pura felicidad que hay en tu cabeza no es real, jamas lo fue, no debes creerla, estarías mintiéndote a ti mismo. Se trata de conformarse, amigarse con la vida… Ojalá me hubiese despertado antes, no estrellarme tan repentinamente con la dura realidad… Como un baldazo de agua fría, pudo hacerme tiritar… Por mi ceguera provocada, el baldazo de agua me obligó a lidiar con los problemas de una vida… Algunas veces la verdad puede hacerme temblar de miedo…

Un lobo que vuelve a su cueva

El lobo gruñe, muerde y aúlla, mientras  sus ojos se revalsan de lagrimas y dudas… Es esta vida, es este día a día que lo condiciona, no hay otra salida más que escuchar las respuestas.

Lo puedes ver, es lo que lo tiene amarrado del tobillo, lo ata a su cueva (a la oscuridad), no lo dejará escapar. Por más que se alejase, las cadenas jamás se romperían… Se acercaba a la explosión, oscuridad (no deberías), cierro ambos ojos, la dejo invadirme (ya te conozco demasiado).

Chica de las venas abiertas demuestras valentía, no te creas tus problemas, no son realidad. No eres en realidad, ellos tampoco deberían ser. Si estuvieses en mis zapatos, me creerías, te perderías, puedo jurar que un segundo en esta oscuridad bastaria para matarte… No tienes idea, enloquecerías en el día a día de un lobo…

 

El encanto de la serpiente

Le pido a mi dios que porfavor me deje escapar, sé que jamás me otorgará la libertad… Nunca sabré de hasta que es capas mi encantador por un por un poco de satisfaccion ¿Hasta donde podría uno llegar?. Me encuentro cegado, casi aturdido… Me enrosco en mi mismo tratando de no enloquecer, dudo si esta vida de serpiente es mi encanto o mi martirio.

Mediante un extraño idioma me ha sabido atrapar, me mantiene en este estado hipnotico sin remordimiento alguno… La muerte en el aire ha sabido perdurar.. No se me permite huir, mucho menos dudar… Como puedes ver, mi peor pesadilla hace mucho ha surgido mediante encantos…

Palpitar el sufrimiento

No quiero verlo pero me es tan cierto, me encuentro en esta vida que no vale un peso. Que triste es esto, carece de sentido, no hay muchas vueltas, ¿Alguien sabe de alguna salida?… Quizás volar… Despertar siendo un pajaro como alguna vez soñé.

Casi pude salir del pozo, estuve tan cerca, gozé el calor del sol por un tiempo, pequeños destellos en este mundo de filtro azul, como un cielo estrellado. Las buenas me mostraron sus manos, pude disfrutarlo…

Martes 3 a.m, las malas vuelven dandome de sus tipicos cachetazos… Que ingenuo fui al creer, en mi interior siempre lo supe de alguna manera, el pozo me tragaría una vez más, me arrastraría hasta sus profundidades… Ese martes 3 a.m… Fue el momento que lo supe, debía aceptar o morir, despertar o sufrir, de no entenderlo, la vida seria un eterno martes 3 a.m, siento mucho miedo, tiemblo tanto, mi respiración se acelera hasta explotar, ya no quiero pensarlo más, ya no puedo hacerlo, me veo al borde como de costumbre… No hay muchas vueltas…

Las cuerdas flojas de mi mente

Caminé las cuerdas flojas de mi mente… ¿Con que me hubiese encontrado al caer?, agradezco a mi cordura el poder cruzar…

Recuerdo el navegar por el infierno nítido, rogar misericordia abrazando la impotencia más profunda de mi abismo… Tocar el fondo con ambas manos… Encuentro destellos en este mundo de filtro azul…

Lo que más miedo me supo generar fueron mis propias dudas, ¿Hasta donde podría uno llegar? ¿En que desembocaría todo esto?. El conocerme fue la mayor locura que he cometido…

Tantas serpientes escondidas por tanto tiempo, no deseaba verlas, me dejaron al borde, pero logré retroceder… Como un encantador de serpientes, les hablé en parce y de ellas pude hacerme aliado… Esta técnica la aprendí el mismo día que entendí, que todo este tiempo fui yo mismo mis propias serpientes… Buscando inyectarme un poco más de veneno, para así rebalsar el vaso, resbalar de la cuerda floja…

Una vez dije que: “el escribir es mi condena, ya que logra atarme a mis más profundos recuerdos”. Tuve razón en su momento, hoy día me lo replanteo, creo que me hace aprender de ellos, lograr entenderlos completamente.

El inferno nitido que me invade

La vida suele darme el beso de la muerte, es cuando mi inferno se vuelve nitido… Abro bien mis ojos, puedo verlo con claridad, abrazando la soledad, el inferno nitido que me invade. Está todo tan claro, prefiero mirar a otro lado pero se encuentra en todas partes… Atesoraría el olvidar que vivo el mismisimo inferno.

En sueños me ví… Acurrucado como un bebé en un inferno tan grande como el mismo cielo. Siendo uno tan poco, la inmensidad puede convertirte en un chiflado…

En este lugar, desde esta perspectiva, todas las caras dan miedo, son tan extrañas, sin gestos verdaderos, solo son entes deambulando a mi alrededor.

El tiempo se toma un segundo y el sonido deja de existir, me encuentro en soledad absoluta dentro de este infierno tan inmenso, tan irreal… Ver lentamente mi realidad tornarse en mi propio infierno.  ¿Es esto un sueño? Más bien una pesadilla. Me pellisco buscando comprobar, solo logro generar heridas… Tan reales… Así como este inferno…

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑